Renuncia herencia en Madrid

Renuncia herencia en Madrid-Manuel DíazUno de los temas más candentes ahora mismo en el mundo del derecho privado y más concretamente en el de sucesiones es el de  la renuncia a una herencia en Madrid. Cada día me encuentro con él con más frecuencia. La crisis ha traído consigo esta serie de situaciones contradictorias que hace años nos hubieran parecido increíbles y que dan muchos disgustos a muchas familias.

Cuando una persona fallece, su herencia, la masa hereditaria, la constituyen todos sus bienes y todas sus deudas. El código civil es claro en esto, y no hay muchas variantes en otras legislaciones o culturas.

Los causahabientes por el título que sea, tienden a interpretar que recibir una herencia es algo positivo -muy positivo, me atrevería a matizar- pues no tienen en cuenta que heredan las deudas a la vez que los bienes.

Un caso de renuncia herencia en Madrid

Voy a poner un ejemplo, que por desgracia, viene siendo muy habitual. Jorge T.L. falleció en el año 2.011 a la edad de 76 años. Tenía un solo hijo y como caudal hereditario dejó una cuenta corriente con 10.000 € y una vivienda donde residía, libre de cargas, valorada en 150.000 €. El hijo, Juan T.P. pretendía heredar la herencia como heredero legítimo y único a la vez, sin embargo Juan T.P. conocía lo siguiente:

Su padre Jorge T.L. avaló en el año 2.006 a una empresa que había constituido ese año su sobrino Pedro por el importe de 300.000€ que era el dinero que necesitaba para comprar cierta maquinaria para el desarrollo de la actividad.

La empresa del sobrino lamentablemente no fue bien y entró en concurso voluntario de acreedores en 2.009. Los acreedores, principalmente dos bancos, ejecutaron sus créditos vencidos contra el único avalista, es decir contra Jorge T.L. por un importe total vencido de 252.375,00 €.

Renuncia herencia en Madrid

Jorge T.P. tuvo la prudencia de contactar conmigo, un abogado de herencias, antes de aceptar la misma. La aceptamos a beneficio de inventario, es decir que se determinarían previamente a su aceptación los derechos y obligaciones del causante.

Efectivamente, y como nos temíamos, los derechos ascendían a 160.000 € que eran la suma de la cuenta corriente y la vivienda; Mientras que las obligaciones ascendían a 252.375 € que era el dinero que se debía a los bancos por las deudas avaladas al sobrino.

Con ello, el neto del caudal hereditario era de -92.375 €. De ese importe hubiera tenido que hacerse cargo mi cliente y heredero Juan T.P. si no hubiera ejercitado la renuncia a herencia legítima conforme a los datos calculados por mí. Ahorrándose esos 92.375 €.

Este ejemplo, con multitud de variantes se está repitiendo de continuo.  Otra modalidad muy frecuente es cuando la herencia conlleva un flujo patrimonial consistente en inmuebles y no efectivo. Muchos herederos se plantean y vienen a mi despacho porque quieren calcular los impuestos y barajan la posibilidad de renunciar a la herencia por el impuesto de sucesiones.

La renuncia a la herencia legítima yo diría que es, además de una situación no deseada, algo doloroso para aquel que tiene que hacerlo. La renuncia, como su nombre indica, implica rechazar el patrimonio de un progenitor en la mayoría de los casos. Normalmente sucede por haber avalado de una o de otra manera a otro ser querido.

No es plato de buen gusto, por eso mismo es necesario tener la cabeza muy fría y operar con una finalidad clara. No podemos arruinar nuestra vida por recibir una herencia “envenenada”. Los herederos tienen que protegerse de forma firme para no ser a su vez ejecutados por deudas que no son suyas.

Las armas que da nuestro ordenamiento jurídico son claras, las personas que reciban una herencia tienen que enfrentarse a dos situaciones dolorosas, el fallecimiento de un familiar querido y la posible renuncia al patrimonio de ese familiar. Lo primero que hay que preguntar no es ¿qué bienes tenía tu padre? sino ¿Tenía tu padre deudas?

Son muchos años los que llevo de profesión, y créanme, no es una situación fácil renunciar a una herencia legítima. Es muy desagradable. Y por supuesto, tiene que hacerse dentro de los plazos y con las formalidades que la ley exige. El estarse callado, les aseguro que no es solución y sí más bien un problema que puede manifestarse con años de retraso.

Un caso de renuncia herencia en Madrid

En cualquiera de los casos es muy recomendable el ponerse en contacto, previamente a la aceptación o no, con un especialista en herencias. Son muchas las cuestiones a plantear y los problemas con los que un heredero o legatario puede enfrentarse.

Lo primero pues, es determinar el caudal hereditario y saber si procede o no la renuncia a herencia en Madrid.  Un segundo paso sería determinar si se ha respetados los porcentajes y legítimas correspondientes. El tercer paso, y donde más ayuda económica podemos los especialistas aportar, es en la determinación del impuesto por sucesiones. Finalmente, y por último, la gestión y materialización de la herencia.

Este último paso, el reparto efectivo de la herencia, es muy farragoso, y va desde el cuaderno particional, el traspaso real de la propiedad, la constitución del título ante notario y la ejecución del mismo , poniendo a cada heredero como titular o cotitular de los bienes heredados en todos los sitios donde proceda (desde cuentas bancarias hasta registro de la propiedad).

Con todo esto no hago más que poner un acento sobre un problema que, en manos de un buen abogado, es atajable. El dolor y el mal trago no se lo puedo ahorrar al cliente, lo que sí que puedo hacer es atajar el mal y ponerle límites.

Manuel Díaz

Manuel Díaz se especializa en derecho de sucesiones y en herencias, ofreciendo a sus clientes el mejor asesoramiento no sólo en cuestión testamental, también en cuanto a los impuestos que generan las herencias como de los plazos para pagar dichos impuestos. 15 años de experiencia ayudando a clientes de la provincia de Madrid.
Manuel Díaz

(Con clientes tambien de poblaciones como: Viladecans, Sant Boi de Llobregat, Hospitalet de Llobregat, etc.)